LOS LUGARES

La provincia de León tiene lugares maravillosos de todo tipo, tanto de la época del FUERO DE LEÓN como de otras que se construyeron o se elaboraron durante la historia del reino que encabezó, que se pueden contemplar, y visitar con todo lujo de detalles.

Un ejemplo de ello es el Monasterio de Santa María de Gradefes (en la fotografía inferior), otra maravilla medieval leonesa (ya románica) -más la visita a las ruinas del de Eslonza, en el mismo municipio. En el que está también el cenotafio mozárabe de San Miguel de Escalada (foto superior), cuyo priorato cumplió también mil años en 2017, y que es una de las maravillas del Arte Mozárabe hispánico, reconocido como segundo Monumento Nacional de España (después de la Catedral de León) en el siglo XIX.

Todos éstos en la zona del Esla cercanos a la capital leonesa, donde en uno de sus monasterios ya desaparecido (Rozuela) se escribió el primer romance hispánico emparentado con el leonés muchos años antes que el castellano: la ‘Nodicia de Kesos‘; porque la lengua también es arte y León tiene un idioma propio; que aunque casi no la conozca nadie en España es Lengua Oficial del Estado en Portugal.

Y sin olvidar el Castillo Templario de película que exhibe Ponferrada. O la hermosa fortaleza de Valencia de Don Juan, o las murallas medievales de Mansilla de las Mulas, la villa que protegía la entrada del Esla.

Y el paseo que cualquier visitante de la provincia tiene que realizar a las zonas montañosas que protegieron a los habitantes del SOLAR ASTUR en los primeros años del reino asturleonés, con fantásticas zonas con nombres igualmente fantásticos como Luna, o la mítica Babia (que no es mítica, sino real; pero con colores de ensueño como muestra este vídeo de RTVE) o las alucinantes Hoces de Vegacervera; donde se encuentran una de las cuevas turísticas más importantes de España: la absolutamente impresionante Cueva de Valporquero que nadie debe perderse en la vida.

LOS TEMPLOS MOZÁRABES DE LA TEBAIDA BERCIANA

Otras representaciones artísticas del siglo X se dan en los templos mozárabes del siglo X en el Bierzo, San Pedro de Montes (que en su origen fue un monacato visigótico) con la reconstrucción de San Genadio en el 919 que se puede visitar en la localidad de Montes de Valdueza.

O la iglesia de Santiago de Peñalba, con maravillosas (pero posteriores) pinturas románicas, en la localidad del mismo nombre. Y recomendado visitar las ruinas de San Salvador de Toral de Merayo a kilómetro y medio.

También Santo Tomás de las Ollas (cuyo ábside mozárabe se puede ver justo encima de este párrafo) en la localidad del mismo nombre para conocer su estilo arquitectónico prerrománico. Sin olvidar tampoco las espectaculares estancias románicas y góticas del Monasterio de Santa María de Carracedo en Carracedelo (aunque su claustro sea mucho más posterior).

Y es que la Tebaida Berciana donde se incluyen estos templos mozárabes es un “paisaje pintoresco” reconocido como Bien de Interés Cultural. Su propio nombre, según la Wikipedia, tiene que ver con “la comparación con la zona geográfica del Alto Egipto donde, junto con Siria y Capadocia, surgió la tradición cenobítica oriental”.​

El lugar, donde también se encuentra el espectacular Valle del Silencio (en la fotografía de arriba) fue descrito por el Padre Flórez , que afirmó: “Ninguno mejor puede competir con la Tebayda y con los más Santos Desiertos de Palestina. La multitud de Santuarios la santidad de Eremitorios, los muchos Anacoretas, los Monges que sobresalieron en victorias del mundo, solo podrá contarlos el que sabe las estrellas del Cielo”.​

Cualquier visita a León y su provincia tiene el sabor del Viejo Reino, el que dominó la Hispania cristiana y del que nacieron Portugal y Castilla. El que dominó el medievo en Europa hasta el siglo XIII. No es por casualidad que los primeros DERECHOS FUNDAMENTALES europeos para los ciudadanos, y las primeras CORTES ESTAMENTALES, fueran creados por sus habitantes.


Para más información, visite la página de Turismo de León

Si pincha en la imagen podrá acceder a la Guía Turística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *